Cestas crujientes de queso

En un concurso de gastronomía hicimos unas cestas de queso que quedaron muy bien y a la gente le encanto. Incluso Elena Arzak que estaba en el jurado se acerco para preguntarnos por las cestas (nos quedamos temblando…). El truco esta en cubrir una sartén antiadherente, untada levemente con mantequilla, con el queso rallado y ponerla a fuego bajo. Con una espátula levantamos una esquina hasta que veamos que está cogiendo color el queso. En el centro de la sartén ponemos el cucharón de servir la sopa (sí, sí, vale, es poco ortodoxo, pero funciona, jeje) y le damos la vuelta como si fuera una tortilla de patata dejando el cucharón con el queso boca abajo. Como el queso está caliente y por la gravedad, el queso cogerá la forma del cucharón (y sino le ayudamos con la otra mano). Mantener el cucharón así unos minutos y cuando enfríe desmoldar con cuidado. Ya teneis una cesta de queso que podeis rellenar de risotto y quedar como autenticos chefs con vuestros comensales. ALA, A COCINAR!!


Comentarios

Esther 08-11-2012 / Responder

Puedo asegurar, por haberlas probado, que están buenísimas. ¿Recuerdas que este verano cené en vuestra casa y las hicistes rellenas de risotto? Además vi cómo las hacías y, es cierto, es muy fácil. Un día de estos lo intentaré yo.

Jorge 05-12-2012 / Responder

Lo hago este fin de semana sin falta.