DONOSTI SAGARDOTEGIA - PROBABLEMENTE LA MEJOR TXULETA DEL MUNDO

Muchas veces es difícil decidir si eres más de carne o de pescado y si además te gustan mucho las dos, pues más. Aunque siempre he sido más de solomillos y costillares últimamente tiendo a pedir y disfrutar más con los pescados, ¿será la edad?. Además el género vacuno que sirven en muchos establecimientos por los que he pasado suele ser mediocre por no decir pobre. Como en todo hay excepciones. Llevo años defendiendo la carne de un restaurante que no solo porque sea de mi pueblo, que lo es, opino que es probablemente la mejor txuleta del mundo. Hablo, como no, de la Sidreria Donosti de Errenteria.

Desde el año 1982 la familia San Sebastian - Olaziregi regenta este negocio humilde en sus formas pero majestuoso en su ejecución. Ver a toda una familia trabajando con ese entusiasmo por ofrecer lo mejor a sus comensales es una cosa que emociona al más recio. Jokin hijo con la parrilla haciendo que las txuletas que salen al comedor sean bocados inolvidables a los sentidos por sabor y textura. La simpática Pili Olaziregi al cargo de la cocina contagiando de alegría sus tortillas, bacalaos y demás platos ejecutados con elegancia y tradición. Jokin padre por su parte asegurándose de que todo va bien y atendiendo a todo el mundo amablemente. El equipo lo completan camareras la mar de simpáticas que nos dan siempre un trato exquisito y cercano.

Pero vamos al grano. La txuleta. Es de esas cosas que te pasan en la vida y no lo olvidas. Para ello esta familia selecciona minuciosamente el género asegurándose así una calidad excepcional. En la época en la que todo tiene que ser Eusko Label o no eres un buen vasco (me río yo de estas teorías y de las que dicen profesarlas) no está de más reconocer la calidad de los productos importados. La carne que comimos era polaca y austríaca y os aseguro que fue sensacional. Si bien las dos me parecieron excepcionales es verdad que la polaca me pareció más sabrosa, más saborazo a carne curada. No soy un experto en lo que a curación de carne se refiere pero sé que me gusta la carne muy madurada, con mucha fuerza. El mayor pecado de muchas sidrerías a las que he ido es, en mi modesta opinión, el de sacar carne o muy joven o poco madurada. La txuleta ha de ser tierna, claro, pero sin sacrificar el sabor. De poco me valen las carnes que sacan en algunos sitios que si bien son “como mantequilla” pero no saben a nada. Pero como siempre para gustos los colores.

En resumidas cuentas tenemos muchos templos del asado por estos lugares y he disfrutado de la carne por excelencia, la txuleta,  en muchos de ellos. Pero sin duda el que me ha movido algo dentro, me ha emocionado y me ha hecho decir “esta es probablemente la mejor txuleta del mundo” es la Sidreria Donosti de Errenteria.

Gora Donosti Sagardotegia eta gora txuletaaaa!!

 


Comentarios